Habilidades sociales en niños

Unas buenas habilidades sociales permiten a los niños disfrutar de mejores relaciones con la gente que les rodea. Pero los beneficios de unas sólidas habilidades sociales van mucho más allá de la aceptación social. Los niños con mejores habilidades sociales probablemente obtengan beneficios inmediatos.

Que son las habilidades sociales

Las habilidades sociales son formas de tratar con los demás que crean interacciones saludables y positivas. Los niños que tienen habilidades sociales pueden comunicarse con claridad, calma y respeto. Muestran consideración por los sentimientos e intereses de sus compañeros. Asumen la responsabilidad de sus acciones, son capaces de controlarse a sí mismos, y son capaces de imponerse cuando es necesario. Los niños aprenden habilidades sociales a través de experiencias con sus compañeros, ejemplos e instrucciones de sus padres, y tiempo con los adultos.

Es vital que los niños utilicen las habilidades sociales porque son el camino para crear y desarrollar relaciones. Son necesarias para enriquecer las experiencias sociales, y disminuyen la posibilidad de interacciones negativas. Siendo los bloques de construcción de las amistades, las habilidades sociales dan a los niños la oportunidad de aprender de sus compañeros y aprender a ser considerados con aquellos que conozcan en el futuro. Al tener un impacto positivo en las experiencias de la vida, las habilidades sociales también dan a los niños un sentido de confianza y dominio sobre su entorno.beneficios de las habilidades sociales

Beneficios de unas buenas habilidades sociales en niños

Las habilidades sociales son un conjunto de habilidades que necesitan un continuo refinamiento a medida que tus hijos crecen. No son algo que tu hijo tenga o no tenga. Las habilidades sociales siempre pueden ser aprendidas así que, busca momentos de enseñanza en los que puedas ayudar a tus hijos a mejorar sus habilidades sociales. De hecho, algunas habilidades sociales son bastante complicadas, como comprender que es importante ser asertivo cuando un amigo está siendo acosado, o comprender que hay que permanecer en silencio cuando no se está de acuerdo con la actuación del árbitro.

Es probable que los niños que tienen fuertes habilidades sociales y pueden llevarse bien con sus compañeros hagan amigos con mayor facilidad. De hecho, un estudio publicado en la Enciclopedia Internacional de las Ciencias Sociales y del Comportamiento, indica que las amistades de la infancia son buenas para la salud mental de los niños.

 

Las amistades también dan a los niños oportunidades de practicar habilidades sociales más avanzadas, como la resolución de problemas y conflictos.

 

Como ya he mencionado las habilidades sociales pueden ser enseñadas. Nunca es demasiado pronto para empezar a mostrar a los niños cómo llevarse bien con los demás. Y tampoco es demasiado tarde para afinar sus habilidades. Empiece con las habilidades sociales más básicas primero y siga perfeccionando las habilidades de tu hijo con el tiempo.

Aquí están las habilidades sociales más importantes que los niños deben aprender y cómo puede ayudar a enseñarles.

Principales habilidades sociales en niños

 

Compartir

La voluntad de compartir comida o un juguete puede ayudar mucho a los niños a hacer y mantener amigos. Algunos niños de tan sólo dos años pueden mostrar el deseo de compartir con otros, pero normalmente sólo cuando sus recursos son abundantes.

Sin embargo, los niños de tres a seis años suelen ser egoístas cuando se trata de compartir recursos que tienen un valor para ellos. Por ejemplo, los niños que sólo tienen una galleta pueden ser reacios a compartir la mitad con un amigo porque significa que tendrán menos que disfrutar. Por otro lado, esos mismos niños podrían compartir fácilmente un juguete con el que ya no están interesados en jugar.

Alrededor de los siete u ocho años, la mayoría de los niños se preocupan más por la justicia y están más dispuestos a compartir. Además, las investigaciones muestran que el compartir y el bienestar positivo están relacionados.

En general, los estudios muestran que los niños que se sienten bien consigo mismos son más propensos a compartir. Compartir también les hace sentirse bien consigo mismos. Así que enseñarles a compartir puede ser la clave para aumentar su autoestima. Te dejo con otras claves para mejor la autoestima de tus hijos.

Cómo enseñar a compartir a un niño

Aunque no quieras forzar a tu hijo a compartir ciertos juguetes o con ciertos niños, puede animar regularmente el compartir cuando lo vea.

Elogia a tu hijo por compartir e indique cómo hace sentir a los demás. Diga algo como: “Tú elegiste compartir tu merienda con tu hermana. Apuesto a que ella se siente feliz por eso. Es algo muy bonito”.

 

Trabajo en equipo

Cooperar significa trabajar juntos para lograr un objetivo común. Los niños que cooperan son respetuosos cuando otros hacen peticiones. También contribuyen, participan y ayudan.

niños trabajo en equipoLas buenas habilidades de cooperación son esenciales para llevarse bien con el entorno. Tu hijo tendrá que cooperar con sus compañeros tanto en el patio como dentro de la clase. La cooperación también es importante como adulto. La mayoría de los ambientes de trabajo prosperan gracias a la capacidad de los empleados de trabajar juntos como un equipo. La cooperación es clave en las relaciones románticas también.

Alrededor de los tres años y medio, los niños pequeños pueden empezar a trabajar con sus compañeros en un objetivo común. Para los niños, la cooperación puede implicar cualquier cosa, desde construir juntos una torre de juguete hasta jugar un juego que requiera la participación de todos. Algunos pueden tomar una posición de liderazgo mientras que otros se sentirán más cómodos siguiendo las instrucciones. De cualquier manera, la cooperación es una gran oportunidad para que los niños aprendan más sobre sí mismos.

Cómo practicar el trabajo en equipo en niños

Habla de la importancia del trabajo en equipo y de cómo los trabajos son mejores y salen mejor cuando todos colaboran. Crea oportunidades para que toda la familia trabaje junta, enfatiza la importancia de la cooperación.

 

Escuchar

Escuchar no se trata sólo de quedarse callado, sino de absorber lo que alguien más está diciendo. Escuchar también es un componente crítico de una comunicación saludable. Después de todo, gran parte del aprendizaje en la escuela depende de la capacidad del niño para escuchar lo que el profesor dice. Absorber el material, tomar notas y pensar en lo que se dice es aún más importante a medida que el niño avanza académicamente.

Es esencial que tu hijo crezca sabiendo escuchar al jefe, a una pareja y a los amigos. Esta habilidad puede ser aún más difícil de dominar en la actualidad porque muchas personas tienden a mirar fijamente a sus móviles cuando están conversando.

Cómo enseñar a un niño a escuchar

Cuando cuentes una historia o leas un libro a tu hijo, detente periódicamente y pídele que te digan lo que estás leyendo. Detente y di: “Dime lo que recuerdas de la historia hasta ahora”. Ayúdeles a llenar los huecos que les falten y anímelos a seguir escuchando mientras continúas.

Además, no les permita interrumpir a los demás cuando estén hablando.

niño que sabe escuchar prolifera en la vida

Seguir instrucciones

Los niños que luchan por seguir las instrucciones es probable que experimenten una variedad de consecuencias. Desde tener que rehacer sus tareas hasta meterse en problemas por mal comportamiento, que no sepan seguir instrucciones puede ser un gran problema y generar problemas de comportamiento infantil.

Ya sea que les digas a tus hijos que limpien su habitación o les digas cómo mejorar sus habilidades futbolísticas, es importante que los niños sean capaces de tomar direcciones y seguir instrucciones.

Sin embargo, antes de que pueda esperar que tu hijo sea bueno en el seguimiento de instrucciones, es esencial que tu seas bueno dando instrucciones.

Por ejemplo, no le des a un niño pequeño más de una cosa que hacer a la vez. En lugar de decirle: “Recoge tus zapatos, guarda tus libros y lávate las manos”, espera a que recoja los zapatos antes de decirle lo siguiente que debe hacer.

Otro error que hay que evitar es formular las instrucciones como una pregunta. Preguntar: “¿Podrías por favor recoger tus juguetes ahora?” implica que tus hijos tienen la opción de decir que no. Una vez que les hayas dado las instrucciones, pídeles que repitan lo que has dicho.

Pregunte, “¿Qué se supone que debes hacer ahora?” y espere a que le expliquen lo que le han oído decir.

Es normal que los niños pequeños se distraigan, se comporten impulsivamente o se olviden de lo que se supone que deben hacer. Vean cada error como una oportunidad para ayudarles a afinar sus habilidades.

Cómo enseñarle a un niño a seguir instrucciones

Elogia a tu hijo por seguir las instrucciones diciendo cosas como, “Gracias por apagar la tele la primera vez que te lo dije”. Si a tus hijos les cuesta seguir las instrucciones, dales la oportunidad de practicar el seguimiento de órdenes simples. Di cosas como: “Por favor, pásame ese libro” y luego elógialo inmediatamente por seguir instrucciones.

 

Respetar el espacio personal

Es bueno crear reglas domésticas que animen a los niños a respetar el espacio personal de los demás. “Llama a las puertas cerradas” y “Mantén las manos fuera de lo que estoy haciendo” son sólo algunos ejemplos.

Si tu hijo coge las cosas de las manos de la gente o las empuja cuando está impaciente, establezca consecuencias. Si tu hijo se sube al regazo de conocidos o se acerca demasiado a la gente mientras habla, utilícelo como un momento de enseñanza. Lleva a tu hijo a un lado y habla con él sobre temas de espacio personal.

 

Es importante enseñar a los niños a respetar el espacio personal de los demás.

 

Cómo enseñar respeto por el espacio personal a tu hijo

Enseña a tus hijos a pararse a un brazo de distancia de la gente cuando hablen. Cuando estén en la fila, hablen de lo cerca que deben estar de la persona que está frente a ellos y hablen de mantener las manos quietas. Pueden hacer un juego de roles para ayudarlos a practicar la descripción del espacio personal apropiado.

respeto por el espacio personal de los demas

Hacer contacto visual

El buen contacto visual es una parte importante de la comunicación. Algunos niños tienen dificultades para mirar a la persona con la que están hablando. Tanto si tu hijo es tímido y prefiere mirar fijamente al suelo como si simplemente no mira hacia arriba cuando está absorto en otra actividad, destaque la importancia del buen contacto visual.

Si tu hijo tiene problemas con el contacto visual, ofrézcale recordatorios rápidos después del hecho. Con una voz suave, pregunte: “¿Adónde deben ir tus ojos cuando alguien te habla?” No querrá causar a un niño tímido una ansiedad adicional. Y elogia a tu hijo cuando recuerde mirar a las personas cuando están hablando. Aprende frases que decir a un niño con ansiedad.

Cómo practicar el contacto visual con tu hijo

Puedes mostrar a tus hijos cómo se siente mantener una conversación con alguien que no hace contacto visual. Pídales que compartan una historia mientras usted mira fijamente al suelo, cierra los ojos o mira a todas partes excepto a ellos. Luego, invítelos a contar otra historia y a establecer un contacto visual apropiado mientras hablan. Después, discuta cómo se sintió el niño en cada momento.

 

Usar buenos modales

Decir por favor y gracias y usar buenos modales en la mesa puede ayudar mucho a que tu hijo llame la atención por las razones correctas. Los profesores, otros padres y otros niños respetarán a un niño bien educado.

Por supuesto, enseñar modales puede sentirse como una batalla cuesta arriba a veces. Desde eructar en la mesa hasta actuar de forma desagradecida, todos los niños dejarán que sus modales salgan por la ventana a veces.

Sin embargo, es importante que los niños sepan ser educados y respetuosos, especialmente cuando están en casa de otras personas o en el colegio.

Cómo practicar los buenos modales con tu hijo

Sea un buen modelo para seguir con tus modales. Eso significa decir, “No, gracias” y “Sí, por favor” a tu hijo de forma regular. Y asegúrate de usar tus modales cuando interactúes con otras personas. Ofrece recordatorios cuando tus hijos se olviden de usar modales y elógialos cuando los vea siendo educados.

infografia habilidades sociales en niños

Últimos consejos de María marcos Psicóloga

Si tu hijo parece estar luchando con las habilidades sociales más que otros niños, hable con su pediatra. Si bien es posible que sólo se necesite un poco más de refuerzo y madurez para ponerse al día, la falta de habilidades sociales también puede ser un signo de otros problemas. Los niños con problemas de salud mental, como el TDAH o el autismo, pueden estar atrasados socialmente. Un médico puede evaluar a tu hijo y determinar si es necesario un tratamiento para mejorar las habilidades sociales.

SI necesitas ayuda para mejorar las habilidades sociales con tu hijo, no dudes en pedirme ayuda
0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *