Miedos infantiles
¿Qué son y cómo afectan a los niños?

Los miedos infantiles pueden ser un problema en el desarrollo de tu hijo, aprende mejor como manejar los temores infantiles en niños

Como psicóloga infantil sé que de vez en cuando, todos los niños experimentan miedo. A medida que los jóvenes exploran el mundo que les rodea, teniendo nuevas experiencias y enfrentándose a nuevos desafíos, sentir miedo o ansiedad forma parte del crecimiento.

¿Cuáles son los miedos más comunes entre niños?

Según un estudio, el 43% de los niños entre los 6 y los 12 años de edad tenían muchos temores y preocupaciones.

Los miedos más comunes entre los niños son:Entre los miedos mas comunes destaca, oscuridad y animales

  • El miedo a la oscuridad, particularmente el estar solo en la oscuridad, es uno de los miedos más comunes en este grupo de edad.
  • Miedo a los animales, como los perros grandes que ladran.
  • Miedo a catástrofes naturales como incendios o tormentas eléctricas.
  • Si ha habido una enfermedad grave o muerte reciente en la familia, puede que se preocupen por la salud de quienes los rodean.
  • Otros, conscientes de las noticias en la televisión y en los periódicos, se preocupan por los ladrones o secuestradores.

¿Que és una fobia infatil?

A veces, los miedos pueden llegar a ser tan extremos y persistentes que se convierten en fobias. Las fobias, que son miedos fuertes e irracionales, pueden llegar a ser persistentes y debilitantes, influyendo e interfiriendo significativamente en las actividades diarias habituales de un niño. Por ejemplo, la fobia de un niño de 6 años a los perros puede provocarle tanto pánico que se niega a salir al aire libre porque podría haber un perro allí. Un niño de 10 años de edad podría estar tan aterrorizado por las noticias sobre un asesino en serie que insiste en acostarse con sus padres por la noche, llegando a tener incluso mal comportamiento para conseguir su objetivo.

 

Un miedo se convierte en una fobia cuando son tan intensos que interfieren en la vida diaria del niño.

 

Algunas de las fobias más comunes y cómo afectan a los niños son:

  • Algunos niños de este grupo de edad desarrollan fobias sobre las personas que conocen en su vida diaria o fobia social. Esta timidez severa puede impedirles hacer amigos en la escuela y relacionarse con la mayoría de los adultos, especialmente con extraños. Pueden evitar conscientemente situaciones sociales como fiestas de cumpleaños, y a menudo les resulta difícil conversar cómodamente con alguien que no sea su familia inmediata. Esto puede suponer u

Las siguientes fobias son las mas comunes en niños

  • La ansiedad por separación también es común en este grupo de edad.
    A veces este miedo puede intensificarse cuando la familia se muda a un nuevo lugar o ante un cambio de colegio. Estos jóvenes pueden tener miedo de ir a un campamento de verano o incluso de asistir a la escuela. Sus fobias pueden causar síntomas físicos como dolores de cabeza o dolores de estómago, y eventualmente llevar a los niños a retirarse a su propio mundo, volviéndose clínicamente deprimidos.
  • Aproximadamente a los 6 ó 7 años, puede surgir el miedo a la muerte a medida que los niños desarrollan un entendimiento sobre la muerte.
    Con el reconocimiento de que la muerte afectará eventualmente a todos, y que es permanente e irreversible, la preocupación normal por la posible muerte de miembros de la familia – o incluso por su propia muerte – puede intensificarse. En algunos casos, esta preocupación por la muerte puede llegar a ser incapacitante.

Tratamiento de los miedos infatiles y las fobias en niños

Afortunadamente, la mayoría de las fobias pueden tratarse. En general, no son un signo de enfermedad mental grave que requiera muchos meses o años de terapia. Sin embargo, si los miedos de su hijo persisten e interfieren con su disfrute de la vida diaria, podría beneficiarse de la ayuda profesional que esté especializado en el tratamiento de las fobias.
Como parte del plan de tratamiento para las fobias, muchos terapeutas sugieren exponer a su hijo a la fuente de su ansiedad en dosis pequeñas y no amenazantes. Bajo la guía de un terapeuta, un niño que le teme a los perros puede comenzar hablando sobre este miedo y mirando fotografías o una cinta de video de perros. Luego, podría observar a un perro vivo desde detrás de la seguridad de una ventana. Luego, con un padre o un psicólogo a su lado, puede pasar unos minutos en la misma habitación con un cachorro amable y gentil. Así se se encontrará capaz de acariciar al perro, y luego se expondrá a situaciones con perros más grandes y desconocidos.

Este proceso gradual se llama desensibilización, lo que significa que su hijo se volverá un poco menos sensible a la fuente de su miedo cada vez que se enfrente a ella. En última instancia, el niño ya no sentirá la necesidad de evitar la situación que ha sido la base de su fobia. Si bien este proceso suena a sentido común y fácil de llevar a cabo, debe hacerse sólo bajo la supervisión de un profesional.Actuacion de los madres ante miedos infantiles

Algunas veces, la psicoterapia también puede ayudar a los niños a sentirse más seguros de sí mismos y menos temerosos. Los ejercicios de respiración y relajación también pueden ayudar a los jóvenes en circunstancias estresantes.

Ocasionalmente, su médico puede recomendar medicamentos como un componente del programa de tratamiento, aunque nunca como la única herramienta terapéutica.

Algunos consejos para padres sobre como ayudar a sus hijos a superar los miedos infatiles

Aquí tienes algunas sugerencias que muchos padres encuentran útiles para sus hijos con miedos y fobias.

 

  • Habla con su hijo sobre sus miedos y sea comprensivo. Explíquele que muchos niños tienen miedo, pero que con su apoyo puede aprender a manejarlos.
  • No menosprecies ni ridiculices los temores de su hijo, particularmente frente a sus compañeros, esto puede suponer un problema para su autoestima infantil
  • No intentes obligar a su hijo a ser valiente. Será necesario tiempo para que él pueda enfrentar y gradualmente superar sus miedos. Puedes, sin embargo, animarlo (pero no forzarlo) a que progresivamente se enfrente cara a cara con cualquier cosa que él tema.
  • Dado que los miedos son una parte normal de la vida y a menudo son una respuesta a una amenaza real o al menos percibida en el entorno del niño, los padres deben tranquilizarlo y apoyarlo. Al hablar con sus hijos, los padres deben reconocer, aunque no aumentar o reforzar, las preocupaciones de sus hijos. Señale lo que ya se está haciendo para proteger al niño, e involucrar al niño en la identificación de medidas adicionales que se podrían tomar. Una crianza tan simple, sensible y directa puede resolver, o al menos controlar, la mayoría de los temores de la infancia.

Si observas en tu hijo miedos infantiles, ponte en contacto conmigo

Sígueme en redes sociales

Pide cita ahora

María Marcos Fernández - Doctoralia.es

🏠 Carretera de Canillas, 138

1ª planta, local 20c

28043 – Madrid

🏠 C/ Santa Engracia, 25

Bajo derecha

28010 – Madrid