¿Cómo tener una actitud positiva? 8 Hábitos para conseguirlo🥇

Nuestra vida es un reflejo de nuestra actitud. Sin darnos cuenta, puede ser fácil volverse negativo hacia el mundo, ya que estamos continuamente expuestos a la tragedia e injusticia en los medios de comunicación ademas de experimentar nuestro propio dolor y angustia.

….¿Cuándo te dicen que tienes que dejar tu actitud negativa y adoptar una positiva? Cuando eres negativo, esperas el fracaso y dudas de tus habilidades. Pero tratar de animarte a ser positivo, te ayudará también a tener más confianza en ti mismo.

¿Qué significa una actitud positiva?

Hay algunas definiciones sobre ello.tener una actitud mental positiva

  1. La actitud positiva es un estado de ánimo que prevé y espera resultados favorables.
  2. La voluntad de intentar hacer cosas nuevas.
  3. La creencia de que todo saldría bien.
  4. Es una actitud que te ayuda a ver lo bueno de la gente.
  5. Es una actitud mental que ve lo bueno y los logros en tu vida, más que lo negativo y los fracasos.
  6. Una actitud positiva es un modo de pensar que te ayuda a ver y reconocer las oportunidades.
  7. Es el optimismo y el mantenimiento de una mentalidad positiva.
  8. Es una forma de pensar que usa las palabras “puedo” y “es posible”

Por qué una actitud positiva es importante para la vida

Una actitud positiva es esencial para la felicidad, la alegría y el progreso en la vida. Este estado mental trae luz, esperanza y entusiasmo a aquellas personas que lo poseen.

Adoptar una actitud positiva en tu vida no significa que todo vaya a ir siempre bien y que no haya baches en el camino. Sin embargo, asegura que cualquier contratiempo que puedas encontrar no te detendrá o cambiará tu estado mental, y que seguirás adelante, lo intentarás de nuevo, y harás lo mejor a pesar de cualquier contratiempo.

Desarrollar las cualidades de una persona con una actitud positiva

Empieza por desechar tus pensamientos negativos. ¿Piensas a menudo en el fracaso y en lo mala que es tu vida? Tienes que dejar de hacer esto. Estos pensamientos perpetúan las situaciones negativas.

Cuando los pensamientos negativos dominan tu mente, no buscas soluciones y sigues hacía delante. Sólo ves lo negativo y lo esperas. Esto afecta tu pensamiento y tus acciones, e inconscientemente, te hace elegir malas elecciones.

Necesitas rechazar estos pensamientos y sustituirlos por pensamientos positivos sobre el éxito y la felicidad y empezar a cuidarte. Esto puede ser difícil al principio, pero con persistencia, serás capaz de cambiar tu forma de pensar.

Intenta recordar qué tipo de pensamientos tuviste en las últimas 24 horas y escríbelos. Haz dos listas, una para incluir tus pensamientos negativos, y otra lista, donde anotarás tus pensamientos positivos. Luego, compara las dos listas. ¿Cuál es más larga?

¿Valen la pena todos estos pensamientos negativos? ¿Los necesitas? ¿No es mejor deshacerse de ellos, y sustituirlos por pensamientos de tu lista de pensamientos positivos? Existen algunos hábitos para cambiarlo.

9 HÁBITOS SENCILLOS PARA TENER UNA ACTITUD POSITIVA

Haz un diario de cosas positivas.

A veces un solo evento puede arruinar un día entero y una experiencia desagradable por la noche puede eclipsar las partes agradables de nuestro día. Con esta conciencia de que nuestra mente tiende a aferrarse a lo negativo, podemos enfocarnos intencionalmente en las partes buenas de nuestro día para compensar este desequilibrio. Intenta escribir 5 cosas por las que te sientas agradecido cada día y verás cómo cambia tu actitud. La ciencia ha descubierto que la gratitud puede aumentar significativamente tu felicidad y protegerte del estrés, la negatividad, la ansiedad y la depresión.

Márcate tus propios desafíos.

Aunque lo intentemos, hay muy pocas cosas en la vida sobre las que tengamos control total. No debemos dejar que los acontecimientos incontrolables del exterior conviertan nuestro interior en papilla. Lo que podemos controlar es el esfuerzo que hacemos y cuando lo hacemos, no hay razón para arrepentirse. Disfruta de los desafíos, acéptenlos como aventuras en lugar de intentar resistirte a una experiencia de crecimiento.

 

A veces se gana y a veces se aprende. – Robert Kiyosaki

 

Acepta el rechazo.

El rechazo es una habilidad. No dejes que el rechazo te marque con una actitud negativa y no esperes lo peor. Si esperas que pasen cosas malas, es probable que sucedan, o que te fijes en lo malo y no en las cosas buenas que te has perdido en el camino.

Utiliza palabras positivas para describir tu vida.

Las palabras que usamos tienen mucho más poder de lo que pensamos. La forma en que hablas de tu vida es como será tu vida. Tu mente escucha lo que dices. Si describes tu vida como aburrida, ocupada, caótica, así es como la percibirás y sentirás los efectos en tu cuerpo y mente. Si usas las palabras simple, involucrado, familiar o animado, verás tu vida bajo una luz totalmente diferente y encontrarás más disfrute en la forma que elegiste para dar forma a tu vida. tener una actitud positiva ante la vida

No te dejes arrastrar por las quejas de los demás.

Tu día iba bastante bien y luego llegas al trabajo y tu compañero no puede dejar de quejarse del calor. No te habías percatado de ello antes de que lo mencionara y ahora te encuentras de acuerdo y participando en las quejas. No caigas en la trampa. Un estudio realizado en la Escuela de Psicología Social de Varsovia muestra que quejarse conduce a un estado de ánimo más bajo y a emociones negativas, a una menor satisfacción y optimismo en la vida, y a un déficit emocional y motivacional.  Puede que descubras que tu compañero de trabajo se quejará menos sin la validación de alguien más que tenga la misma queja.

Respira.

Nuestra respiración está directamente conectada a nuestras emociones. ¿Has notado que a veces contenemos la respiración cuando nos concentramos en algo? ¿Puedes sentir que tu respiración cambia cuando estás enfadado o ansioso? Nuestra respiración cambia dependiendo de cómo nos sentimos. La gran noticia es que la conexión también va en sentido contrario. ¡También podemos cambiar cómo nos sentimos usando nuestra respiración!. Por lo que cuando sientas que has perdido el control, respira y piensa las cosas con calma y detenimiento.

Tener soluciones cuando se señalan los problemas.

actitud positivaSer positivo no significa que tengas que ser ajeno a los problemas. La gente positiva tiene críticas constructivas para mejorar las condiciones. Si vas a señalar problemas en personas o situaciones, tienes que poner el mismo esfuerzo en sugerir soluciones. En lugar de señalar todas las cosas que están mal, ofrece maneras de mejorarlas.

Haz sonreír a alguien más.

¿En quién piensas la mayor parte del tiempo? Si respondiéramos honestamente, la mayoría de nosotros nos diríamos que en nosotros mismos. Es bueno hacerse responsable, tomar la responsabilidad de nuestros roles de vida, la higiene, la comida… pero es importante también pensar en los demás y regalarles una sonrisa o unas palabras bonitas. Piensa en la felicidad de los demás y te ayudará a darte cuenta del inmenso impacto que nuestra actitud y expresión tiene en la gente que nos rodea.

Intenta llevar a cabo algunos de estos hábitos por una semana, o tal vez por dos semanas, y comenzarás a ver cómo tu actitud empieza a convertirse en positiva.

¿Qué es el pensamiento positivo?

¿Qué es exactamente el pensamiento positivo? Podría estar tentada a asumir que implica ver el mundo a través de lentes de color rosa, ignorando o pasando por alto los aspectos negativos de la vida. Sin embargo, el pensamiento positivo en realidad significa abordar los desafíos de la vida con una perspectiva positiva.

El pensamiento positivo no significa necesariamente evitar o ignorar las cosas malas, sino que implica aprovechar al máximo las situaciones potencialmente malas, tratar de ver lo mejor de otras personas y verse a sí mismo y a sus capacidades de forma positiva.

 

La mayoría de la gente es tan feliz como ellos mismos se deciden a serlo. – Abraham Lincoln

 

Algunos investigadores, entre ellos el psicólogo positivo Martin Seligman, enmarcan el pensamiento positivo en términos de estilo explicativo. Tu estilo explicativo es cómo explicas por qué ocurrieron los eventos. Las personas con un estilo explicativo optimista tienden a darse crédito a sí mismas cuando pasan cosas buenas, pero típicamente culpan a fuerzas externas por los malos resultados. También tienden a ver los eventos negativos como algo temporal y atípico.

Por otro lado, las personas con un estilo explicativo pesimista suelen culparse a sí mismas cuando ocurren cosas malas, pero no se dan el crédito adecuado por los resultados exitosos. También tienden a ver los acontecimientos negativos como algo esperado y duradero. Como se puede imaginar, culparse a sí mismo por acontecimientos fuera de su control o ver estos desafortunados acontecimientos como una parte persistente de su vida puede tener un impacto perjudicial en su estado mental.

Los pensadores positivos son más propensos a utilizar un estilo explicativo optimista, pero la forma en que la gente atribuye los eventos también puede variar dependiendo de la situación exacta. Por ejemplo, una persona que es generalmente un pensador positivo podría utilizar un estilo explicativo más pesimista en situaciones particularmente difíciles, como en el trabajo.

Si necesitas ayuda para gestionar la negatividad en tu vida, y cambiarla por un estado mental positivo, estoy aquí para ti.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *