Relaciones tóxicas: qué son y cómo evitarlas

En muchas ocasiones mantenemos algunas relaciones aun siendo conscientes de que nos perjudican más que beneficiarnos, pero no siempre es fácil identificarlas y menos aún saber cómo gestionarlas..

Las relaciones tóxicas con frecuencia se asocian a relaciones de pareja, pero pueden darse en relaciones de amistad, familiares o laborales. Y lo mejor en este tipo de relaciones es saber cómo poner límites o decir adios si fuera necesario.

Qué son las relaciones tóxicas:

Identificarlas no siempre es fácil, porque una parte de esa relación nos aporta ciertos beneficios por lo que es difícil alejarse de ellas y nos mantienen enganchados aun sabiendo que la otra parte nos perjudica o no es lo que queremos en nuestra vida.Que son las relaciones toxicas

Debido a esta mezcla de emociones positivas y negativas a la vez que producen, generan esa sensación de incapacidad para eliminarlas de nuestra vida.

De forma general, en las relaciones tóxicas se hace daño a la otra persona debido a actitudes o conductas negativas hacia el otro.

Cómo son las relaciones tóxicas:

Las relaciones tóxicas, suelen ser relaciones donde se generan emociones como la culpa, miedo o dependencia emocional.

La dependencia emocional que se produce en este tipo de relaciones, suele verse reflejada en esa dificultad para cortar la relación o esa necesidad de satisfacer lo que el otro necesita para que no se sienta mal.

Además, suele haber una manipulación por parte de la persona tóxica de la que en muchos momentos no somos conscientes y por la que ambas partes sufren las consecuencias.

Generalmente este tipo de personas buscan satisfacer necesidades no cubiertas por medio de los demás y su manera de llenar ese vacío es mediante la manipulación y el chantaje emocional

Según el psicólogo David Goleman este tipo de relaciones son un factor de riesgo para ciertas enfermedades, como por ejemplo las enfermedades cardíacas, debido al alto contenido de ansiedad que provocan.

Relaciones tóxicas de pareja:

Cuando hablamos de relaciones tóxicas, normalmente pensamos en relaciones de pareja, aunque también pueden darse en otro ámbitos diferentes.

En las relaciones tóxicas de pareja, por lo menos una de las dos personas que forman la pareja se siente mal con las conductas y actitudes del otro. Muchas veces las personas que lo sufren no se dan cuentan de que están en una relación de pareja insana, y permiten conductas que son perjudiciales para ellos. Este tipo de relaciones suelen conllevar dependencia emocional e incluso en algunos casos algún tipo de maltrato.

Relaciones tóxicas con hijos:

No siempre las relaciones tóxicas se producen en una pareja, en muchas ocasiones este tipo de relaciones también se producen en otros ámbitos como los amigos o la familia. Dentro de la familia, existen muchas veces donde se producen relaciones perjudiciales con los hijos debido a la forma de relacionarnos y la dinámica familiar.

Es necesario entender cómo es la forma de hablar y dirigirse a los hijos que puede estar provocando una relación negativa.

¿Cómo se producen las relaciones tóxicas? Aprende a identificarlas:

Este tipo de relaciones se producen ya que existen algunas conductas que suelen producirse en ellas como:

  • Actitudes de control y celos.
  • Actitudes donde sientes que hay falta de respeto o no te están valorando.
  • Hay chantaje emocional o cualquier otro tipo de manipulación.

Desde el enfoque del análisis transaccional, se plantea un modelo como forma de relacionarse llamado el triángulo dramáticoSegún este modelo, existen tres roles desde los cuales podemos relacionarnos con los demás (Víctima, Salvador o Perseguidor).peligrosidad de una relacion toxica

Cada uno de ellos tiene una serie de características que les hace actuar de una determinada manera.

  • Víctima: suele quejarse de los problemas que le ocurren pero no hace nada para resolverlos. Espero que los demás lo hagan por él/ella ya que siente que no puede hacer nada.
  • Salvador: suele preocuparse de forma constante por los demás e intenta resolver siempre sus problemas, aún cuando tenga que dejar los suyos de lado.
  • Perseguidor:: tiene a jugar lo que hacen los demás y a criticar todo de ellos. Suele ser una persona intransigente que tiende a imponer su opinión en los demás.

La mayor de los conflictos que tenemos con los demás se producen porque estamos actuando en base a uno de esos roles y por tanto la relación que establecemos con los demás no es sana.

Por tanto, para poder gestionar este tipo de relaciones y saber que son tóxicas es necesario identificar qué papel estoy tomando y cuál toma a otra persona, para poder salirse de ese rol y salir por tanto de ese tipo de relación.

Diferencias entre una relación sana y una relación tóxica:

  • En una relación sana se puede hablar de cualquier tema con respeto a la opinión del otro, mientras que en una relación tóxica no hay acuerdos ni respeto a la opinión del otro.
  • En una relación sana hay confianza en la otra persona, pero en una relación insana hay desconfianza y dudas acerca de lo que dice o hace.
  • Existe sinceridad cuando una relación es sana, mientras que en una relación nociva puede haber mentiras o engaños hacia el otro.

Cómo superar las relaciones tóxicas:

Saber identificarlas y entender cómo funcionan es el primer paso para poder darnos cuenta de que estemos inmersos en una relación de este tipo y por tanto intentar darle fin.

También es fundamental conocer qué papel estoy tomando (Salvador, víctima o perseguidor) para poder salir de esa forma de relacionarnos insanas y hacernos responsables de nuestra propia felicidad y el tipo de relaciones que queremos en nuestra vida.Se feliz al salir de una relación perjudicial

Existen algunas claves para tratar de terminar con ellas de la forma más sencilla posible:

  • Ser consciente de todo lo negativo que nos aporta, ya que también suele aportar ciertos beneficios y a veces es difícil darse cuenta de la manipulación que ejercen.
  • Saber poner límites y decidir con quién queremos compartir nuestro tiempo. Tener presente que tenemos la capacidad de decidir y por tanto alejarnos de las personas que creamos que no son beneficiosas para nosotros.
  • Elegir un momento adecuado para hablar con esa persona y limitar el contacto con ella, aunque al principio sea complicado depende del vínculo que existe con ella, será lo mejor para tratar de terminar con esa relación perjudicial cuanto antes.
  • Conoce personas nuevas con las que tengas relaciones sanas y de esta forma sea más fácil que veas las diferencias respecto a la relación con la persona tóxica.

Cómo salir de una relación tóxica

Una de primeras claves para poder salir de una relación dañina es aprender a identificar las señales que nos indican que estamos ante ella.

Tras haberlo identificado, es importante aprender a poner límites y saber gestionar las situaciones que se produzcan para no entrar en el juego de la otra persona.

Si tras haber puesto límites y expresado lo que nos nos gusta, la otra persona continúa con la misma conducta, quizá sea necesario alejarnos de ella.

Pero además de todo esto, la razón que puede subyacer en muchas ocasiones a la dificultad de dejar estas relaciones puede ser una baja autoestima, miedo al abandono o dificultades para poner límites entre otras. Es importante aprender a identificar todo esto para que sea más sencillo relacionarse desde lo queremos de esas relaciones, y no desde lo que necesitamos o nos falta.

En un proceso de terapia para la ruptura de pareja se puede trabajar el origen de todas estas dificultades y así aprender a gestionarlas y evitar que vuelva a suceder lo mismo con posteriores relaciones.

Irse de algunos lugares también es cuidarse.

Alejarse de algunas personas también es protegerse.

Si sientes que tienes relaciones tóxicas y no sabes cómo gestionarlas, ponte en contacto conmigo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *